Celta de Vigo.

ADN Celta

Opinión - Tribuna Libre

alt

Al que le tire el celeste, aunque sea un poco, ha despegado hoy el culo del sofá, de la silla del bar o de su asiento en la grada con los labios apretados mientras intentaba apaciguar, o al menos contener, esa insana amalgama de bilis que en cada ocasión como la vivida se aloja en la boca del estómago y amenaza seriamente con tomar vida propia en forma de exabrupto en la cara del primero que ose interponerse en nuestro camino a casa.

Y es que si hay un ADN-Celta, esa bilis ha de erigirse en uno de los nucleótidos fundamentales. Igual que el color de la camiseta, el himno, la Cruz de Santiago o el fútbol de salón. Es de ley reivindicar esa bilis como propia, bilis con denominación de origen Celta, cultivada con extremo cuidado por un grupo de jóvenes deportistas y puesta a disposición de todo el respetable durante los últimos momentos de la performance.

Pero claro, entre el pitido inicial y la degustación del producto hemos tenido algo más de una hora de fútbol con un poco de todo. Más de poco que de todo. Que una porción de bilis, para que esté en su punto, tiene que tener, como todo buen plato, un cuidado proceso de elaboración.

En primer lugar es básico conseguir que el respetable se sienta cómodo, confiado e incluso, en los procesos más cuidados, alegre hasta casi la euforia. En nuestro equipo contamos con un grupo de profesionales avezados, entre los que destacan gente como Iago Aspas, Maxi Gómez o algún otro, que en un abrir y cerrar de ojos y con apenas un par de toques dejan al estadio con los ojos como platos. Esta tarde cumplieron a la perfección, no exagerando un papel que echaría a perder el producto.

A continuación le sigue una fase que podríamos calificar como de "vuelta a la calma". Es precisamente aquí donde el plato empieza a cuajar, en forma de una pérdida innecesaria por aquí, un cambio de banda sin sentido por allá, un páramo en el centro del campo por acullá... y de golpe y porrazo la comisura de los labios ha pasado de apuntar a las orejas a hacerlo a los callos. También aquí contamos con la inestimable colaboración de un buen grupo, mezcla de jugadores ostracitados, venidos de lesión o con un repentino bajón de rendimiento y que propician que todo el proceso se deslice sin dificultad hacia su colofón.

Y ya por fin es en esta última fase cuando la bilis toma su forma definitiva. El toque final ha de darse poco antes de incrustar el producto en las entrañas del consumidor final, mejor de segundos que de minutos, que aquí no es como con la venganza y el plato ha de servirse bien caliente. Para tal menester huelga decir que la nómina de especialistas nunca la hemos tenido vacía, y aunque por rotación de plantilla se produce alguna recolocación de cuando en vez, no es menos cierto que hay un grupo de, llamémosles, sospechosos habituales. Da igual si de Chajarí, de Catoira o de la Capadocia, al final el regalo nos lo llevamos para casa.

Y ya la tarde mengua cuando uno se confunde con el gentío subiendo Manuel de Castro mientras aprieta los labios y el paso con ganas de llegar a ninguna parte. La figura roja del semáforo quiebra la escena y la espera centrifuga con rabia el producto. Un breve tirón en la camiseta me obliga a girar la cabeza:

- Señor, ¿sabe cómo quedó el Celta?
- Chaval, ¿tú no tienes móvil?

ADN Celta.

alt

Primer Equipo

[15ª] Vilarreal 2 - Celta 3

18 Lecturas

Vilarreal: Asenjo; Mario, Álvaro, Víctor Ruiz, Pedraza (Funes Mori min.91); Cazorla, Triguero...

[11ª] Betis 3 - Celta 3

247 Lecturas

Betis: Pau López, Francis (Joaquin, min.80), Mandi, Bartra, Sidnei, Junior; Willliam, Guardado, ...

[8ª] Sevilla 2 - Celta 1

244 Lecturas

Sevilla: Vaclik; Carriço, Kjaer, Sergi Gómez; Navas, Sarabia, Banega (Mesa, min.90), Mudo Vá...

Xogador temporada

Failed to get Items, check your parameters!

Opinión

Galería