Celta de Vigo.

El pragmatismo

Opinión - Tribuna Libre

alt

Dicen que cuando algo sale bien no se toca.

Después de lo de hoy parece que Araújo ya no va tan imperial por alto, Junior Alonso es limitado en banda y Roncaglia vuelve a liarse con el balón en los pies por enésima vez. En el partido contra el Atlético de Madrid eran los mismos jugadores con los mismos defectos. Pero el resultado fue bien distinto, claro. Y el resultado lo marca todo, y más todavía si nos pasamos a la otra acera: a la del pragmatismo.

De ese lado da igual analizar que dominaste el partido por completo hasta que el Girona sacó una jugada de esas que salen de vez en cuando en las que un gran centro, no mal defendido, se encuentra con un gran remate, también dificultado.

Pero es que en el fútbol no solo cuenta el error propio y hay que ponderar debidamente el acierto ajeno, aunque este venga representado por un currante del fútbol como el uruguayo Stuani, tan alejado de la gomina y los grandes focos. Duele lo mismo y sube igual al marcador que la filigrana de Messi, aunque la afición rival siempre tolere con mayor resignación la estocada del argentino por aquello de lo inevitable. Si el futbolista contrario es más tosco parece que la digestión del disgusto se hace más pesada y se buscan grietas en el desempeño propio.

Y te marcan un gol justo en el momento en el que el rival comenzaba a darse cuenta de lo inferior que era al equipo que tenía enfrente, porque o mucho me equivoco o eso es lo que estaban empezando a entrever los catalanes. El gol, como es obvio, lo agita casi todo y el agredido acusa el golpe. Pero el Celta retomó el pulso al poco sin demasiado esfuerzo y equilibró la contienda gracias a la calidad de Aspas. Seguramente porque el Girona estaba en lo cierto, y en un partido de transcurrir rutinario el Celta le ganaría las más de las veces. Pero el fútbol a veces solo es rutinario en sus aforismos.

A partir de ahí y sin solución de continuidad un balón parado te vuelve a demostrar que para los pragmáticos la única verdad es la que tiene lugar en las áreas. La perfecta geometría y los arabescos que otros dibujan en el espacio que separa ambas zonas del campo se convierte para ellos en un trámite espacio-temporal que conviene abreviar. Lástima que Eusebio le haya robado en esta ocasión el traje a Mohamed.

La continuación tras el descanso se convierte en la representación tantas veces vista en el fútbol de un rival que domina y amaga mientras otro espera para herirlo a la contra, y que normalmente tiene un final tan previsible como el firmado hoy en Montilivi. Y ya puedes aderezarlo con más ocasiones que el rival, mayor dominio y tal vez con alguna que otra polémica arbitral que llevarse a la boca, que en ningún caso te servirá de consuelo para la inminente derrota.

¿Pero de verdad hemos jugado peor que el Girona? ¿De verdad media tanta distancia entre lo hecho hace un par de semanas y lo desarrollado hoy? Yo sinceramente creo que no. Bueno, salvo en un aspecto fundamental: en el resultado. Y éste sí ha diferido diametralmente del conseguido contra el equipo de Simeone.

Pero es que el resultado es el fiel de la balanza, el fin y único objetivo de los pragmáticos. Incluso me atrevería a decir que también de aquellos que no lo son. Y cuando no se consigue, aunque el juego en sí mismo no sea muy distinto al de otras veces, podremos decir sin temor a equivocarnos que la cosa igual ya no va tan bien.

Y cuando algo ya no va tan bien, igual sí procede tocarlo.

Turco, al lío.

alt

Primer Equipo

[15ª] Vilarreal 2 - Celta 3

18 Lecturas

Vilarreal: Asenjo; Mario, Álvaro, Víctor Ruiz, Pedraza (Funes Mori min.91); Cazorla, Triguero...

[11ª] Betis 3 - Celta 3

247 Lecturas

Betis: Pau López, Francis (Joaquin, min.80), Mandi, Bartra, Sidnei, Junior; Willliam, Guardado, ...

[8ª] Sevilla 2 - Celta 1

244 Lecturas

Sevilla: Vaclik; Carriço, Kjaer, Sergi Gómez; Navas, Sarabia, Banega (Mesa, min.90), Mudo Vá...

Xogador temporada

Failed to get Items, check your parameters!

Opinión

Galería