Celta de Vigo.

Empate en el Mini Estadi

Ambición intacta

Opinión - Tribuna Libre

El partido del Mini Estadi yo lo definiría como el más intermitente en cuanto a juego e intensidad. Nuestras bazas: la solidez defensiva y la definición en esos últimos tres metros delante de la portería rival, nos volvieron a faltar más que de costumbre con el mismo equipo que nos desesperó en dichos aspectos ya en la primera vuelta.

A falta de unas 20 jornadas me atrevo a decir que, a final de temporada, en cómputo global de partido en casa y fuera, el mejor rival que tendremos será el Barça B. [ Leer más ]


Ofensivamente es un equipo con una velocidad de montaje de jugada similar a la nuestra, lo que con una defensa “consentidora” se paga en forma de llegadas y dando pie a un partido de idas y venidas de área a área. Defensivamente son osados con el marcador en tablas, es fácil pillarles en jaque en los contragolpes si los delanteros están finos como acostumbran. Y cuando van ganando defienden con todo pero sin perder el portento ofensivo. Como el Celta, adelantan líneas y si quieres llegar a su área vas a tener que ir rebasándolos hombre a hombre. Un equipo muy trabajado en forma y ritmo, con esa calidad de fondo que cabe presuponer en el filial del que, a todas luces, es el mejor equipo del mundo. 

En lo referente al Celta, nos encontramos relativamente pronto con un gol en contra, lo que despertó esa motivación extra que nos resurge por dentro cada vez que un tanto sube al marcador.Tuvimos nuestros mejores minutos con las líneas juntas y adelantadas, presionando de portería a portería. Las llegadas se fueron sucediendo con opciones de gol cada vez más claras, pero fallábamos en el último pase o en las definiciones. De Lucas parecía más eléctrico que de costumbre, soltando el balón demasiado pronto y David parecía acosado por la agonía, de nuevo, de marcar cuanto antes. Vi una auto-exigencia por parte de nuestro 18 que creo que le perjudica. Sin ella es mucho mejor delantero, y no sólo en el ámbito goleador, sino también en el aspecto combinativo con sus compañeros.

 

 

En la segunda parte seguimos asediando y dejándonos asediar. Defensivamente no entendí esa actitud de empezar la presión en el centro del campo y de un modo totalmente pasivo dejar que el mismo jugador fuese acercándose y acercándose hasta el área sin que una pierna se cruzase en su camino. El Celta sólo reculaba. En ese sentido volví a ver un mini-fantasma de lo que fue el primer partido de Liga, cuando Garai se plantaba junto a Lago para hacerle el apoyo los dos se dedicaban a recular ante el atacante blaugrana en lugar de adelantarse uno para cerrar las posibilidades de que el Barça B abriese jugada con un centro o apoyándose en el extremo que se estaba ofreciendo en banda. Al Celta le faltaba oxígeno en esas jugadas. La mayor tranquilidad defensiva venía del lateral de Mallo, quien primero desesperó a Tello y después a todos los que fueron pasando por allí.

Quiero mentar especialmente a Catalá, quien ayer dio un recital de salidas de balón espectaculares buscando a Trashorras, no eran las jugadas en largo a las que nos tiene acostumbrados, no. Eran los pases que los mediocentros no estaban siendo capaces de orientar y que, muy sabiamente, David coló entre líneas cada vez que tuvo ocasión.

En un partido así, cualquier otro Celta se habría desesperado, o bien por el marcador en contra o bien por las llegadas inacabadas. Pero no fue así y la recompensa a tanta ambición llegó de las botas de Mr. López. Preciosa combinación la suya con Quique, iniciando la subida de balón y después rubricándola en forma de gol tras el pase perfecto del 22. Cuando López quiere subir y sube… ¡lo que gana este Celta!



Mi mayor sorpresa del partido vino dada con los cambios de Paco Herrera. Después de 22 partidos ya puedo decir que tengo un desacuerdo claro con él. Lo que, por otro lado, tenía que pasar tarde o temprano, lógicamente. Los cambios me parecieron tardíos y casi contraproducentes por el momento en que llegaron, potenciaron más una pérdida de tiempo que una ayuda en el campo (con lo de ayuda me refiero a que los recambios apenas tuvieron ocasión de aportar algo). Lo cual no acompaña con mi pensamiento de que el Celta podría haberse llevado los tres puntos casi tanto como el empate. La frescura y movilidad de Iago o la rapidez de Joan nos habrían venido muy bien unos minutos antes para pintar los últimos compases del encuentro de otra manera. Pero el mayor fallo para mí estuvo en la entrada tan tardía de Jota, ahí él ya no podía aportar nada. En ese momento preferí que Paco se hubiese abstenido de una pérdida de tiempo tan innecesaria y que el Celta hubiese aprovechado ese par de minutos jugando al fútbol. Pero bueno, no quiero ser injusta con el entrenador que sabe lo que se hace muchísimo mejor que yo, y por eso tiene a esta plantilla donde la tiene.

Por cierto, ovación aparte para ese grupazo de celtistas de las gradas del Mini-Estadi que hicieron que nuestros “pequeños” se sintiesen como en Balaídos. Los que estábamos en Vigo siguiendo el partido por la tele podíamos cerrar los ojos y quedarnos con la sensación de que el partido se jugaba en casa. Un equipo grande con afición ENORME. Gracias de mi parte.

En resumen: jode empatar cuando, por una vez en su vida, Garai mete un balón entre los tres palos y Miño se saca un paradón de la manga (un paradón por otro, añado, porque el de Falcón tampoco se quedó atrás). Jode empatar cuando en los minutos finales tienes una jugada de pase tan clara como la que tuvo Quique y, sacando la bis más egoísta del atacante, se la quiso comer él solo y todo quedó en nada.

Pero cualquier cosa que pueda joder deja de hacerlo cuando ves los números de enero. Ninguna derrota y 11 puntos de los 15 posibles en el que seguramente va a ser el mes más complicado de competición. Así que, a día 30 de enero y con unas 20 jornadas aún por disputarse, estar terceros en la clasificación es más para ilusionarse que para preocuparse. Sobre todo cuando tienes una plantilla que desprende ambición por cada costura de Li-Ning, independientemente de a qué rival tengan enfrente o cómo vaya el marcador. El Celta puede presumir orgulloso de una plantilla que desborda compromiso, ilusión y mucho FÚTBOL.

Y la semana que viene, partido de noche. Ya tenía yo ganas de un partido así, pena que sea en día laborable y algunos habituales se lo tengan que perder. Pero el ambientazo que generan los partidos de noche me parece mágico. Será la iluminación del campo en contraste con el cielo oscuro, será el recuerdo de las grandes noches de fútbol del pasado… Será, será… El Celta de Vigo será.

Primer Equipo

[5ª] Celta 3 - Valladolid 3

38 Lecturas

CELTA: Sergio, Roncaglia, Costas, Araujo, Juncà (Júnior, min.59), Okay, Brais Méndez (Beltrán...

[4ª] Girona 3 - Celta 2

40 Lecturas

Girona: Bono, Pedro Porro, Bernardo, Alcalá, Juanpe, Aday (Munisea, min.84),  Douglas Luiz, Gra...

[1ª] Celta 1 - Espanyol 1

79 Lecturas

Celta: Sergio Álvarez (P); Hugo Mallo, Cabral, Araujo, Junior Alonso; Lobotka, Fran Beltrán,...

Xogador temporada

Failed to get Items, check your parameters!

Opinión

Galería